Ayudas para dejar de fumar: 9 consejos que te ayudarán

Nombre de la institución o empresa
Ámbito de la Ayuda
Tipología
Beneficiarios
Sector
Plazo
¿Tiene caducidad? Ver plazo
Link

El cigarrillo está causando estragos en el mundo. Hasta la fecha se han contabilizado unos mil millones de fumadores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren casi 6 millones de personas por causa de enfermedades generadas por el consumo de cigarrillos así que te proponemos ayudas para dejar de fumar ya!.

Solo en España, mueren cada año más de 60.000 personas a causa de enfermedades, como el cáncer de pulmón, ocasionadas por este producto, revela el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI).

Además, se estima que más de mil personas no fumadoras mueren al año por la exposición al humo ambiental. El Ministerio de Sanidad ha creado una guía de ayudas para dejar de fumar. Si no quieres formar parte de esas estadísticas y, sobre todo, te has planteado no obligar a los demás a que lo sean, apúntate los siguientes consejos.

Reconoce el problema

Sabemos que no es fácil, pero el primer paso ya lo has dado, al interesarte por este artículo y estar consciente de los problemas que el tabaco puede ocasionar tanto en ti como en el resto de las personas que te rodean.

No te precipites

Estas ayudas para dejar de fumar no son inmediatas, así que no pretendas librarte de un momento a otro de aquello que llevas años haciendo y que, por tanto, forma parte de tu cotidianeidad. Aunque parezca contradictorio, por costumbre, tu organismo ya se ha creado un mal hábito y necesita del tabaco para poder funcionar, si te lo quitas de forma brusca, reaccionará indebidamente.

Infórmate y analízate

Se trata de ayudas para dejar de fumar, no de milagros, así que lo importante es que conozcas las consecuencias que el consumo de tabaco genera y qué vas a ganar si lo dejas. Evalúate con sinceridad y conoce la intensidad de tu adicción preguntándote cuánto fumas y en qué situaciones, así como las razones que te llevaron a hacerte fumador y los motivos que tienes para dejarlo, incluso puedes hacer una lista y enumerarlos.

Hazte un plan personalizado

Asumiendo que tu meta es abandonar el cigarrillo para siempre, fíjate un día, dentro del plazo de un mes, para dejar de fumar. Lo más recomendable es hacerlo en el inicio del fin de semana. Procura que no sea un momento de especial tensión, trabajo excesivo, viajes, cambios, etc. Considera este día como inaplazable bajo cualquier circunstancia. Lee frecuentemente la lista personal de motivos para dejar de fumar.

Lleva un registro de todo

Dos semanas antes de la fecha prevista, marca en una hoja cada la fecha y la hora de cada cigarrillo que enciendas. No pienses en reducir el consumo, solo haz las anotaciones, sin presión. Esto te ayudará a ser  consciente  de  las  situaciones  en  las  que  fumas,  y  será  de  gran  utilidad  para  desautomatizar esa  conducta.

Realiza actividades alternativas

Hasta que tu cuerpo recupere la posibilidad de vivir con normalidad sin nicotina, vas a tener cambiar durante los primeros días algunas rutinas y establecerte un plan de actividades alternativas que practicarás en lugar de fumar para reducir las posibles tensiones emocionales. Puede ser algo que disfrutes mucho o que te de placer.

No pienses en el mañana sino en el ahora

Llegado el momento previsto para dejar el cigarrillo, solo haz de cuenta que ese día no fumarás más. No pienses en el mañana, sino en el hoy y mentalízate eso todos los días. Al levantarte, haz ejercicios y respiraciones profundas, luego date una ducha. Desayuna en un lugar diferente al habitual, tomate un té o un zumo en lugar de un café. Durante el día bebe mucha agua o zumo de frutas y come ligero. Trata de relajarte. Es probable que sientas algunos síntomas, pero esa es la señal de que vas por buen camino.

No bajes la guardia

Aunque los deseos de fumar irán reduciéndose y aparecerán de forma más espaciada, no bajes la guardia porque puede haber recaídas. Los días siguientes después del primer intento siempre serán difíciles, pero cuanto más consciente seas de que puede  presentarse la “tentación”,  mayor  será tu capacidad de controlar tus actos. Evita las bebidas alcohólicas y sigue una dieta saludable. Además, no olvides tirar ceniceros y encendedores, y alejarte de sitios donde haya personas fumando.

Disfruta de tus logros

Es probable que pasados los días sin fumar experimentes un  sentimiento  de vacío por haberte distanciado de algo que te ha acompañado durante mucho tiempo, pero centra toda tu atención en lo que estás empezando a experimentar, gracias a estas ayudas para dejar de fumar, y verás como todo cambia.