Ayudas para víctimas de violencia de género y violencia doméstica

Nombre de la institución o empresaServicio Público de Empleo Estatal
Ámbito de la AyudaNacional
TipologíaAyuda
BeneficiariosPersonas físicas
SectorSin Sector específico
Plazo
¿Tiene caducidad? Ayuda Permanente
Link

El Sistema Público de Empleo ofrece ayudas para víctimas de violencia de género y violencia doméstica. La idea es prestar apoyo a aquellas personas para las que quede acreditada insuficiencia de recursos.

Asimismo, se busca ayudar a quienes tienen especiales dificultades para obtener un empleo. La finalidad es garantizar sus derechos económicos y su integración social.

Es víctima de violencia de género la mujer que es o ha sido objeto de violencia física o psicológica.

El concepto también aplica a agresiones a la libertad sexual, amenazas, coacción o privación de libertad. El victimario, en este caso, es el cónyuge, ex cónyuge, pareja de hecho o ex pareja, aunque no hubieran convivido.

En tanto, es víctima de violencia doméstica, el varón que sufra violencia ejercida por su cónyuge o ex cónyuge.

La violencia doméstica también suele ser ejercida por la pareja o ex pareja, padres o hijos.  También puede ser víctima la mujer que sufra violencia ejercida por sus padres o hijos.

¿Estás trabajando y sufres violencia de género?

Si estás trabajando y eres víctima de violencia de género, puedes solicitar la suspensión temporal de tu relación laboral. La reserva del puesto de trabajo puede mantenerse.

De igual modo, puedes solicitar su extinción definitiva, presentando en tu empresa una orden de protección judicial. Esta debe mostrar la existencia de indicios de que estás siendo objeto de violencia de género.

Tanto la suspensión como la extinción se considerarán situación de desempleo involuntario, lo que te permite solicitar y cobrar la prestación contributiva o subsidio por insuficiencia de cotización, siempre que reúnas el resto de requisitos exigidos con carácter general.

La prestación contributiva por desempleo forma parte de las ayudas por desempleo que el Estado otorga para beneficiar a aquellas personas que, pudiendo y queriendo trabajar, pierdan su empleo de forma voluntaria, temporal o definitivamente. A esta prestación se le conoce popularmente como el “paro”.

El subsidio, que es gestionado y abonado por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), también pretende servir de apoyo a aquellos trabajadores o trabajadoras que vean reducida temporalmente su jornada ordinaria de trabajo entre un mínimo de 10 % y un máximo de 70 %, respectivamente.

La cuantía de la prestación contributiva por desempleo depende de las bases de cotización a la Seguridad Social por contingencias profesionales, durante los 180 últimos días cotizados, excluidas las horas extraordinarias. Esta se calcula en base a la cotización del periodo indicado.

Ocupación cotizada

Si tras haber recibido la prestación por desempleo, solicitas la extinción definitiva de tu relación laboral por el mismo motivo,  este periodo de suspensión se considerará de ocupación cotizada.

Lo mismo sucederá si solicitas la extinción definitiva de tu relación laboral por por finalizar tu relación de trabajo por cualquier otra causa ajena a tu voluntad.

Esto te permitirá el reconocimiento de un nuevo derecho en el que no se tendrá en cuenta lo percibido.

Puedes solicitar la medida de suspensión temporal de tu relación laboral con reserva del puesto de trabajo por 6 meses. Sin embargo, prorrogarlo por periodos de 3 meses, hasta alcanzar un total de 18 meses.

La suspensión se puede aplicar siempre que la autoridad judicial acredite la necesidad de garantizar tu protección y seguridad. Es un periodo de cotización efectiva para las prestaciones de jubilación. También lo son para incapacidad permanente, muerte o supervivencia, maternidad y desempleo.

¿Estás sin empleo y eres víctima de violencia de género o violencia doméstica?

Si estás desempleada y eres víctima de violencia de género o violencia doméstica, puedes acceder al programa de Renta Activa de Inserción de apoyo a la integración laboral de colectivos con especiales dificultades para incorporarse al mercado de trabajo y en situación de necesidad económica.

Este beneficio conlleva el pago de una renta mensual y ayudas suplementarias en determinados supuestos. Se gestiona por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Además colaboran en la gestión los Servicios Públicos de Empleo de las Comunidades Autónomas.

La medida aplica a las y los desempleados mayores de 45 años que han agotado el paro y los subsidios a los que tenían derecho, como la Prestación Contributiva y el Subsidio por Desempleo, como parte de las ayudas para desempleados que concede el estado.

La Renta Activa de Inserción no tiene nada que ver con las llamadas rentas de inserción autonómica. Tampoco están vinculadas al salario social que conceden algunas comunidades autónomas.  Su objetivo es incrementar las oportunidades de retorno al mercado de trabajo. Y en especial,  atiende a personas con especiales necesidades económicas y dificultad para encontrar empleo.

La Renta Activa de Inserción se concede durante 11 meses como máximo. Esta prestación se cobra al día siguiente de haber sido solicitada. La cuantía mensual de esta ayuda es equivalente al 80 % del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). (Cuantías para este año).

El pago se realizará por mensualidades de 30 días, entre los días 10 y 15 del mes correspondiente. Se abonará en la cuenta de la entidad financiera que el o la solicitante indique, siempre que sea titular.

Otras ayudas del SEPE que pueden interesarte:

Subsidio por desempleo para mayores de 55 años 2017

Subsidio para mayores de 45 años 2017

Prestación contributiva por desempleo 2017

Programa de Activación para el Empleo

Programa PREPARA 2017