Pensión de incapacidad permanente

Nombre de la institución o empresaSeguridad Social
Ámbito de la AyudaNacional
TipologíaAyuda
BeneficiariosPersonas físicas
SectorSin Sector específico
Plazo
¿Tiene caducidad? Ayuda Permanente
Link

Si el trabajador presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, previsiblemente definitivas, después de haber estado sometido a un tratamiento prescrito y dado de alta medicamente, y estas disminuyen o anulan su capacidad laboral, este tiene derecho a recibir una pensión de incapacidad permanente, como parte de las ayudas por seguridad social que garantiza el Estado para cubrir la pérdida de ingresos.

En el caso de que existe alguna posibilidad de recuperación, aunque esta sea a largo plazo, la incapacidad no será considerada permanente y, por tanto, el trabajador o trabajadora no tendrá derecho a disfrutar de esta prestación económica que se otorga en modalidad contributiva, según los diferentes grados de incapacidad establecidos, y que forma parte de la acción protectora del Régimen General y de los Regímenes Especiales, junto con la pensión de invalidez del SOVI.

Grados de incapacidad

La incapacidad permanente se estructura en cuatro grados:

  1. Parcial para la profesión habitual: Ocasiona al trabajador o trabajadora una disminución no inferior al 33% en el rendimiento para dicha profesión.
  2. Total para la profesión habitual: Inhabilita al trabajador para su profesión habitual, pero puede dedicarse a otra distinta.
  3. Absoluta para todo trabajo: Inhabilita al trabajador para toda profesión u oficio.
  4. Gran invalidez: Cuando el trabajador incapacitado permanente necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.

Cuantía de la pensión de incapacidad permanente

La cuantía de la pensión de incapacidad permanente está determinada por la base reguladora y el porcentaje que se aplica según el grado de incapacidad permanente reconocido.

Pagos de la pensión

Cuando la pensión deriva de enfermedad común o accidente no laboral, se abona en 14 pagas al año, una mensual y dos extraordinarias.
Si deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional se abona en 12 mensualidades, ya que las pagas extraordinarias están prorrateadas en las mensualidades.

Se revaloriza anualmente y tiene garantizadas cuantías mínimas mensuales.  La prestación está sujeta al impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), estando exentas de retención del impuesto las pensiones por incapacidad permanente absoluta y gran invalidez.

Compatibilidades

  • Incapacidad permanente parcial: Es compatible con cualquier trabajo incluido el que viniera desarrollando.
  • Incapacidad permanente total: Compatible con cualquier trabajo excluido el desempeño del mismo puesto en la empresa.
  • Incapacidad permanente absoluta y gran invalidez: Puede realizar actividades compatibles con su estado. A partir de la edad de acceso a la jubilación, es incompatible con el trabajo por cuenta propia o ajena.

En todos los casos, si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, existe obligación de cursar el alta y cotizar, debiendo comunicarlo a la entidad gestora.

La pensión de incapacidad permanente puede extinguirse por revisión de la incapacidad declarada, por reconocimiento de la pensión de jubilación, cuando se opte por la misma, y por fallecimiento del pensionista. También puede ser suspendida.

Requisitos para solicitar la pensión de incapacidad permanente

Para solicitar la pensión de incapacidad permanente se exigen unos requisitos generales y de cotización, dependiendo del grado de incapacidad. Si la incapacidad deriva de accidente, sea o no de trabajo, o de enfermedad profesional, no se exigen cotizaciones previas.

Cuando se trata de incapacidad permanente parcial, además de estar incluida en el Régimen General, la persona debe:

  • No tener la edad prevista en el apartado 1.a) del artículo 205 de la LGSS en la fecha del hecho causante, o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva del Sistema, si la incapacidad deriva de contingencias comunes.
  • Estar afiliadas y en alta o en situación asimilada al alta.
  • Tener cubierto un período previo de cotización de al menos 1800 días dentro de los diez últimos años, si la incapacidad deriva de enfermedad común.

Cuando se trata de la pensión de incapacidad permanente total, los requisitos son los siguientes:

  • No tener la edad prevista en el apartado 1.a) del artículo 205 de la LGSS en la fecha del hecho causante o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributivadel Sistema, si la incapacidad deriva de enfermedad común o accidente no laboral.
  • Estar afiliada y en alta, o en situación asimilada a la de alta.
  • Tener cubierto un período previo de cotización, si la incapacidad deriva de enfermedad común, pero el período de cotización exigido variará en función de la edad del solicitante:

Si es menor de 31 años de edad:

  • Período genérico de cotización: la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante.
  • Período específico de cotización: no se exige.

Si tiene 31 o más años de edad:

  • Período genérico de cotización: un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de 5 años.
  • Período específico de cotización: un quinto del período de cotización exigible debe estar comprendido:
    • En los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante o
    • En los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión desde una situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar.

En el caso de las personas que vayan a solicitar la pensión por incapacidad permanente absoluta, las y los solicitantes tendrán que:

  • No tener la edad prevista, en el apartado 1.a) del artículo 205 de la LGSS, en la fecha del hecho causante o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributivadel Sistema, siempre que la incapacidad derive de contingencias comunes.
  • Estar afiliadas y en situación de alta, asimilada a la de altao en situación de no alta.
  • Tener cubierto un período previo de cotización si la incapacidad permanente deriva de enfermedad común, o si la incapacidad permanente deriva de accidente no laboral y el o la solicitante no se encuentra en situación de alta ni asimilada.
  • Las cotizaciones variarán en función de la edad del solicitante. En caso de accidente o enfermedad profesional, no se tienen en cuenta los días de cotización.

Para poder percibir una pensión de gran invalidez,  las y los solicitantes deben, además de estar en situación de incapacidad permanente absoluta , cumplir los siguientes requisitos:

  1. No tener la edad de jubilación en el momento de la solicitud o no tener los requisitos necesarios para cobrar una pensión de jubilación contributiva.
  2. Estar afiliado y en situación de alta en la Seguridad Social. También se contempla la situación asimilada al alta como por ejemplo estar en desempleo o en un periodo de excedencia forzosa.
  3. Las cotizaciones para percibir la pensión de Gran Invalidez no varían con respecto a las prestaciones restantes. Estas solamente se exigen para aquellas que deriven de una enfermedad común o accidente no laboral, las cuales variarán en función de la edad del o la solicitante. En los casos de accidente o enfermedad profesional no se tendrá en cuenta este requisito.

Solicitud de pensión de incapacidad permanente

Aquellas personas que deseen solicitar la pensión de incapacidad permanente deben acudir a la dirección provincial del INSS o del ISM, o en su defecto, donde tenga su domicilio el interesado, excepto cuando resida en el extranjero, que el trámite se realizará en la dirección provincial del INSS de la provincia donde  acredite las últimas cotizaciones en España. En caso de ser competente el ISM, se  estará a la distribución territorial de éste.

La situación de incapacidad permanente se tendrá que declarar en las direcciones provinciales del INSS, a través de los  equipos de evaluación de incapacidades (EVI), en todas las fases del procedimiento.

Documentación requerida

Además del modelo oficial de solicitud, las personas deben presentar los documentos que se indican a continuación, en original, acompañados de una copia para su compulsa, o fotocopia ya compulsada, excepto para los documentos de identidad, en los que será suficiente la exhibición del original.

En todos los casos:

  • Acreditación de identidad del interesado, representante legal y demás personas que figuran en la solicitud mediante la siguiente documentación en vigor:
    • Españoles: Documento Nacional de Identidad (DNI).
    • Extranjeros residentes o no residentes en España: Pasaporte o, en su caso, documento de identidad vigente en su país y NIE (Número de Identificación de Extranjero) exigido por la AEAT a efectos de pago.
  • Documentación acreditativa de la representación legal, en su caso, o de la emancipación del solicitante menor de edad. Si es tutor institucional, CIF/NIF, documento en el que conste el nombramiento de tutela de la Institución y certificación acreditativa de la representación de la Institución.

En caso de enfermedad común:

  • Justificantes de pago de cotizaciones de los últimos 3 meses si es usted el obligado a ingresarlas y la incapacidad se ha producido en ese mismo periodo.

En caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

  • Parte administrativo de accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Certificado empresarial de salarios reales del año anterior.

Otros documentos:

  • Si está en su poder, Historial clínico elaborado por el Servicio Público de Salud competente en su Comunidad Autónoma o, en su caso, Informe de la Inspección Médica de dicho servicio.
  • Si ha tenido algún aborto de más de seis meses o hijos fallecidos antes de las 24 horas de vida, certificado del Registro Civil donde conste su existencia.

Para incluir en asistencia sanitaria:

  • Libro de Familia o actas del Registro Civil que acrediten el parentesco con el solicitante.
  • Certificado del Ayuntamiento que acredite la convivencia con el solicitante (no se exige para el cónyuge y los hijos) cuando el funcionario lo considere necesario.
  • Auto judicial o certificado de acogimiento familiar, expedido por la Comunidad Autónoma.
  • Resolución judicial de separación o divorcio donde conste la custodia de los hijos menores y, en su caso, la cuantía de la pensión compensatoria al cónyuge o ex-cónyuge y la de alimentos a hijos.
  • Acreditación de residencia habitual en España de extranjeros, mediante certificado de empadronamiento del Ayuntamiento o tarjeta de residencia, cuando el funcionario lo considere necesario.

Otras ayudas de seguridad social:

Prestación económica por incapacidad temporal